Tiempo y energía son dos factores importantes que tienen que estar en la mente del formulador a la hora de diseñar un producto cosmético.

  • Una disminución del tiempo y de la energía de producción, se traducen en un aumento de rendimiento (importante en los tiempos que estamos viviendo donde hay mucha competencia) y mejora de la calidad medioambiental, importante para adaptarnos a la legislación ambiental y contentar al consumidor que le da preferencia a productos de desarrollo sostenible.
  • Las emulsiones en frío « cold process » son una buena opción de desarrollo sostenible con un importante ahorro energético y de tiempo.
  • Los polímeros líquidos con capacidad para emulsionar en frío cada vez son más usados por su sencillez. No necesitan neutralización previa (son polímeros líquidos preneutralizados) y tienen la ventaja de poder ajustar la viscosidad de la emulsión al final del proceso.

Veamos algunos ejemplos:

  • Sepigel 305: Es un clásico. Han salido nuevas versiones como Sepilife G305. Un polímero con las mismas prestaciones que el sepigel 305 pero con un inci más atractivo. Sepiplus 400 con alta resistencia a electrolitos y excelente sensorialidad, con tacto semejante a una silicona y con un rango de PH muy amplio. Es recomendable acompañar la fórmula con un gelificante (goma xantana, hidroxietilcelulosa…) para aumentar la estabilidad de la fórmula.
  • Emulfree CBG: Es un sistema formado por un polímero de celulosa en un emoliente. Se añade a la fase oleosa y nos permite obtener emulsiones ligeras y frescas. Es ideal para la formulación de productos para pieles sensibles.
  • Luviset one: Muy recomendable para productos capilares. Con tan solo 4 ingredientes podemos obtener un serum capilar ( agua + luviset one + emoliente de tacto seco + conservante).
  • Otro muy interesante para la formulación de productos capilares es Simulquat HC 305. Un polímero catiónico estable a pH ácido. Se puede usar para obtener desde esprayables hasta texturas más densas.
  • Para los que buscan naturalidad en sus fórmulas esta Olivem 20. Un emulsionante a base de esteres naturales. Ideal para formular productos de baja viscosidad tipo serums pero es recomendable acompañar la fórmula de una xantana para asegurar la estabilidad de la fórmula, o un agente estabilizante como Sodium chloride.
  • Emusionante para obtener emulsiones de fase externa oleosa (agua en aceite). Vercarem P3P con propiedades hidratantes. Con este emulsionante podemos conseguir texturas muy nutritivas aunque ligeras. Ya que lo último que se libera sobre la piel es aceite. Este emulsionante es muy buena alternativa a emulsiones en caliente ya que en vez de ceras y mantecas que necesitan calor podemos trabajar en frío incorporando un porcentaje alto de emolientes de viscosidad media.
  • Las emulsiones en frío también tienen algunas limitaciones como la viscosidad o riqueza. Difícilmente conseguiremos texturas ricas ya que para ello debemos incorporar a la fórmula ceras, mantecas o agentes de consistencia con un punto de fusión alto y por lo tanto se necesita trabajar con calor. En mi opinión, las emulsiones procesadas en frío son ideales para formular serums de textura ligera o cremigeles. Texturas que tienen más aceptación en personas con pieles mixtas a grasas. También serums de fase externa oleosa ideales para pieles secas.